18 / 100

Anatomía de la MET Gala

denimhache articulo moda españa influencia

La gala del Museo de Arte Metropolitan de Nueva York se ha convertido en una referencia estilística que todos los buenos amantes de la moda sabemos preciar.

El pasado 3 de mayo fue el primer lunes del mes. ¿Y qué significa eso? Pues que en circunstancias normales hubiésemos vuelto a vivir la increíble alfombra roja de la MET Gala. La red carpet donde todos y cada uno de los looks son pura fantasía. Pero, ¿Cómo nace esta alfombra roja?

Esta gala que se ha convertido en uno de los enclaves de la temporada, y que está marcada en rojo en el calendario todo buen amante de la moda que se precie, pero tiene una historia bastante reciente. Es en 1948 cuando la publicista de moda, Eleanor Lambert, funda la que se conoce formalmente cómo Gala del Instituto de Vestuario. La evolución de la gala ha ido in crescendo. Al principio con unos inicios más humildes en los que el evento constaba de una cena. Ahora la gala del MET es el gran evento que da inicio a la inauguración de la exhibición de moda que cada año tiene una estética ligada a un tema.

Glamour y lujo

Aunque ahora veamos el Museo Metropolitan de Nueva York como el gran epicentro de la gala, esta ha pasado por casas como el hotel Waldorf-Astoria, el hotel Central Park y la Sala Arcoíris en el edificio Rockefeller. Pero siempre ligado a las élites neoyorquinas, y los personajes más pudientes y sonados tanto de la música estadounidense como de Hollywood.

Si te replanteas acudir al MET, empieza a ahorrar, porque la organización tan solo vende 550 entradas, cuyo precio ronda los 30.000$ cada una. Un precio desorbitado, pero que conociendo los hitos que dentro acontecen puede acabar siendo “rentable”. Incluso las marcas hacen de patrocinadores. No hay mejor publicidad que contratar una mesa para invitar a las celebrities, unas mesas que rondan entre los 275 mil y 500 dólares.

Temáticas

La excentricidad de la temática del Met es lo más característico que tiene la gala. Los looks de las celebrities que acuden hasta este posado son dignos de estudio. Nadie, absolutamente nadie en su sano juicio querría olvidar aquellos looks que nos han regalado las últimas ediciones de la gala. Sin embargo, remontarnos años atrás significa entender la historia de la alta costura, por que sí, todos, todos, todos los outfits son ALTA COSTURA.

Es verdad que el gran hito de este evento viene cuando en 2018 la temática se centró en el imaginario católico con el título: “Heavenly Bodies: Fashion and the Catholic Imagination”. Un año digno de recordar donde los looks que celebrities como Blake Lively, Zendaya, o Jennifer López fueron el exponente idóneo de cómo acudir a la gala acorde con el tema sin parecer disfrazadas.

Una mención especial: 2016

En 2016 la institución organizadora optó por el regresó al futuro con la tecnología más vanguardista. “Manus x Machina: la moda en la edad de la tecnología” convirtió la escalinata del Metropolitan en una verdadera pasarela interactiva dónde pudimos ver looks de enseño como el de Claire Danes, que arriesgó con un outfit con luz incorporada, mientras que Emma Watson, lució un conjunto de cinco piezas de Calvin Klein Collection confeccionado a partir de botellas de plástico recicladas.

El Punk, o incluso el imaginario chino también han sido objetos recurrentes dentro de la temática del propio acto. Rihanna o Miley Cyrus fueron las grandes diosas de las ediciones nombradas en las que todo destacó por la controversia y extravagancia de los posados.

Looks para soñar

Hablar de esta gala supone nombrar una serie infinita de looks salidos de cuentos de hadas y de imágenes representativas del arte más vanguardista. Todos y cada uno de los looks citados han sido motivo de análisis dentro de la historia de la moda, y sí, nosotros somos fans absolutos de la red carpet de los Met.

Cher, 1974
Cher-Bob-Mackie-1974

La protagonista de este look, que para mí ha marcado un antes y un después en la historia de la moda, es una de las divas del pop, la inigualable Cher. La cantante lució un diseño de Bob Mackie en la gala de 1974, definido por la trasparencia, combinando este rompedor elemento con plumas e hilos brillantes .

Blake Lively, 2018
603031

Blake Lively, la actriz que dio vida a Serena Van der Woodsen en Gossip Girl, se convirtió en la mejor vestida de la gala. Este imponente diseño de Versace está compuesto por una gran falda tubular que da paso a una sobrefalda con cola en color burdeos con bordados dorados y un estrecho corpiño de este mismo color, cuajado de pedrería multicolor; tonos asociados antiguamente a la riqueza. El imaginario católico acaba con el detalle de la cabeza, una aureola que la convierte en “la diosa” a la que todos los amantes de la moda veneramos. La actriz se convirtió con este icónico look en un ejemplo de cómo seguir de forma excelente la estrambótica temática de la gala y complementarlo con la elegancia y la belleza absoluta.

Gigi Hadid, 2018
met gala 2018 883074508

La modelo, una de las más internacionales del panorama mundial, lució este imponente vestido de Versace que simulaba las vidrieras de una catedral. La hermana mayor del clan Hadid dejó fascinado a todos los espectadores y fotógrafos que hasta allí acudieron.

Lady Di, 1996
GettyImages 97346069

Un año antes de su muerte, la princesa Diana acudió hasta la alfombra roja más famosa de Manhattan para lucir este diseño lencero de Dior que marcó tendencia y que sigue siendo icónico. Su look muestra la etapa más descarada de la princesa, que apostaba por diseños sexys y rompedores, fuera de la estética preppy que siguió durante su matrimonio con Carlos de Inglaterra.

Rihanna, 2015
GettyImages 472173982

La cantante acudió a la cita, engalanada en la temática de China a través del cristal, con un vestido amarillo festoneado de piel de Guo Pei. Este diseño se ha convertido en uno de los más recordados de todas las ediciones por su espectacular e infinita capa amarilla.

Beyoncé, 2015
GettyImages 473031300

Acabamos este pequeño repaso con uno de los looks más arriesgados de la cantante. Un diseño de Alta Costura creado de la mano de la firma francesa Givenchy. El vestido, un icono por la trasparencia y las piedras fue el gran ganador de la edición del 2015.