14 / 100

Un repaso «de cine» por los mejores looks de alfombra roja

cabecera looks alfombra roja

Febrero nos trae de vuelta la época favorita de todo buen amante de la moda, los festivales y premios de cine. Aquí va un repaso de los mejores looks de alfombra roja.

Llega febrero y con él nos adentramos en época de festivales. Tiempo de comunión en dónde el cine y la moda se cogen de la mano para desfilar por la alfombra roja al más estilo diva hollywoodiense. No es de extrañar que las revistas de moda amplíen su producción en estos meses, pues la cantidad e intensidad del contenido se multiplica.

El glamour, la belleza, la moda, y el diseño junto con la elegancia son el súmmum de cualquier look que se precie en una buena red carpet. Nieves Álvarez, Cher o Marilyn Monroe son algunos de los mejores ejemplos de cómo tener clase y elegancia y a la vez arriesgar en un evento de este calibre. Es cierto que muchos de los looks que vamos a ver pueden parecer poco originales en la actualidad, sin embargo, hay que tener en cuenta que las mujeres que llevaron estos vestidos fueron precursoras de la moda, musas de los estilismos de cualquier buena gala.

Desde Denim Hache queremos hacer un repaso de los looks más icónicos que han posado en las alfombras rojas. Desde la elegancia del Hollywood de los años 50, pasando por la rompedora alfombra de la Met Gala, hasta la actualidad, un conjunto de estilismos de ensueño.

Marylin Monroe, Premios Oscar 1951.

marylin monroe

Si echamos la vista atrás hasta 1951 veremos este primer look, al más estilo princesa. Marylin Monroe se convirtió en la protagonista del 20 aniversario de los premios Oscar con un vestido negro. Suena sencillo, ¿verdad?, pues no lo era para nada. Gasa, tul, y una falda para soñar fueron las claves del triunfo de este estilismo de la diva de los 50, un triunfo que remató con un escote en palabra de honor.

Grace Kelly, Premios Oscar 1955.

grace kelly

Avanzamos cuatro años más, hasta 1955, y la reina de la edición de estos premios fue la mismísima Grace Kelly. La joven actriz que luego se convertiría en la despampanante princesa de Mónaco lució un vestido azul hielo de Edith Head, confeccionado con satén francés valorado en 4.000$. El vestido le dio suerte convirtiéndola en la ganadora del Oscar por su película The Country Girl.

Barbra Streisand, Premios Oscar 1969.

barbra streisand

Un salto en el tiempo nos lleva hasta 1969 cuando una joven Barbra Streisand ganó el galardón como Mejor Actriz por el largometraje Funny Girl. El estilismo de la actriz trajo consigo el revuelo en las calles, las trasparencias eran las protagonistas del look, junto con unos pantalones de campana y el brillo de la tela. Este icónico y rompedor traje de Arnold Scassi sigue expuesto en el MET de Nueva York, y no es de extrañar, pues es una verdadera obra de arte.

Cher, MET gala 1974.

cher

De los Oscar a los MET. El salto que damos trae consigo la ruptura de los normas estilísticas establecidas. La protagonista de este look, que para mí ha marcado un antes y un después en la historia de la moda, es una de las divas del pop, la inigualable Cher. La cantante lució un diseño de Bob Mackie en la gala de 1974, definido por la trasparencia, combinando este rompedor elemento con plumas e hilos brillantes.

Penélope Cruz, Premios Oscar 2007.

penelope cruz

Pasamos a 2007, donde Penélope Cruz transportó la elegancia del sur de Europa hasta la ciudad de Los Ángeles. Esa combinación España-Italia de la mano de la actriz con Versace arrasó en la alfombra roja de los Oscar de ese mismo año. Un vestido rosa empolvado, con una falda amplia de plumas al más estilo princesa, y un cuerpo ceñido, llevaron al estrellato a este estilismo.

Nicole Kidman, Premios Oscar 2007.

nicole kidman

Penélope no fue la única que arrasó con su estilismo en los Oscar del 2007. De la mano de la casa guipuzcoana Balenciaga, Nicole Kidman coprotagonizó la red carpet de esta edición. ¿Quién en su sano juicio podría olvidar este vestido? Un traje rojo, rematado con un cuello halter y anudado con un lazo que desembocaba en un largo detalle que acompañaba las líneas simples de este estilismo.

Beyoncé, MET gala 2011.

beyonce

2011, la Met Gala observa como Beyoncé se postula como mejor vestida de la edición luciendo un Emilio Pucci. La artista paseó por la red carpet neoyorkina un vestido lleno de encaje dorado, con cuerpo ajustado y rematado con un volante en tul negro, que acompaña el detalle de la apertura del escote. Simplemente espectacular.

Gwyneth Paltrow, Premios Oscar 2012.

paltrow

La edición de los Oscar en 2012 también estuvo protagonizada por dos divas de la gran pantalla estadounidense. Gwyneth Paltrow fue una de estas protagonistas. Si algo le debemos a la actriz es la entrada de la capa como elemento esencial en un buen look de alfombra roja. Tom Ford firma este diseño icónico con el que la actriz se consagró como la más elegante de la edición con un vestido blanco con líneas simples.

Angelina Jolie, Premios Oscar 2012.

angelina jolie

La otra gran diva protagonista de esta edición fue Angelina Jolie. La actriz buscó la elegancia de la sencillez con este diseño de Atelier Versace. El vestido, elaborado en un tejido de terciopelo negro se caracteriza por un distintivo de marca dentro de la imagen de la actriz, la apertura lateral que comenzó a conocerse como “Pierna Jolie”. ¿Quién no ha soñado alguna vez con este diseño? La pose de Angelina se ha convertido en un clásico que nadie luce como ella.

Nieves Álvarez, Premios Goya 2013.

nieves alvarez

Pasamos a 2013 donde la protagonista de nuestras líneas vuelve a ser una española, Nieves Álvarez, uno de los mejores exponentes de la moda patria. Esta diosa ha protagonizado alfombras rojas de toda índole fuera y dentro de nuestras fronteras, desde los Goya hasta el festival de Cannes. Es por tanto que el Fashion Critic, la cuenta de Instagram perteneciente a la Red Carpet Fashion Awards ha bautizado dos de los looks de la española como los mejores de la década.

Nieves Álvarez paseó por la alfombra de los premios del cine de nuestro país este espectacular diseño de Stéphane Rolland. Una falda blanca con corte sirena, el cuerpo en negro acompañado de manga francesa, y el detalle que recorre todo el vestido desembocando en una infinita rosa roja en relieve, convierten este estilismo en el mejor de la historia de los Goya, y en mi opinión, en el mejor look de alfombra roja de la historia. Algo anecdótico de este vestido es que no era la elección del diseñador para la modelo, sino que esta obra de arte pertenecía a la colección pasada, pero Nieves lo tenía muy claro, quería lucir este diseño. No es de extrañar que la modelo y presentadora de televisión hiciese que un vestido de los Goya se convirtiese por primera vez en trending topic.

Macarena Gómez, Premios Goya 2018.

macarena gomez

La alfombra roja de los Goya se vuelve a hacer eco de su elegancia en 2018. La actriz Macarena Gómez acompañó su posado ante los medios con un impecable vestido de su diseñadora de cabecera, Teresa Helbig, una superheroína de la moda patria. El vestido, diseñado en un verde botella oscuro se remata con una imponente boa de plumas que deja a la vista la pierna de la actriz, lo que lo convierte en un diseño inolvidable.

Blake Lively, MET gala 2018.

blake lively

Finalizamos este repaso con “EL LOOK”. La Met Gala del 2018 se conoce como una de las más icónicas de la historia debido a su tema, “Heavenly Bodies: Fashion and the Catholic Imagination”, es decir, la moda en el imaginario católico. Blake Lively, la actriz que dio vida a Serena Van der Woodsen en Gossip Girl, se convirtió en la mejor vestida de la gala.

Este imponente diseño de Versace está compuesto por una gran falda tubular que da paso a una sobrefalda con cola en color burdeos con bordados dorados y un estrecho corpiño de este mismo color, cuajado de pedrería multicolor; tonos asociados antiguamente a la riqueza. El imaginario católico acaba con el detalle de la cabeza, una aureola que la convierte en “la diosa” a la que todos los amantes de la moda veneramos. La actriz se convirtió con este icónico look en un ejemplo de como seguir de forma excelente la estrambótica temática de la gala y complementarlo con la elegancia y la belleza absoluta.